Búsquedas

Dieta para el verano: 10 remedios naturales

Dieta para el verano: 10 remedios naturales


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Dieta para el verano: 10 remedios naturales para sentirse bien y llegar a las vacaciones en forma, lleno de energía física y mental.

El objetivo de nuestro consejo no es, por tanto, proporcionarte "la receta mágica" de una dieta adelgazante que te hará perder muchos kilos en pocos días como lo han prometido demasiados operadores improvisados, sino darte información para mejorar tu estilo de vida. obviamente también a través de alimentos con propiedades adelgazantes, ¡pero manteniendo el objetivo del bienestar psicofísico en el centro y no la pérdida de kilos!

Pero vayamos directo al 10 remedios naturales que recomiendo:

1) Actividad física: practicar deporte de forma continua es una de las principales estrategias ganadoras para mejorar el bienestar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar al menos 10,000 pasos al día, que ahora puede medir con buena precisión utilizando uno de los muchos rastreadores de actividad disponibles en el mercado. Entre los que puedo recomendar desde que lo compré está el Fitbit Flex, un modelo mínimo, ahora superado en número de funciones por otros productos pero que en realidad ya tiene todas las funciones necesarias para ayudarte a mantener tus intenciones.

Sin embargo, recuerda no excederte, sobre todo si no has entrenado durante el año, también porque el exceso no te llevaría a acelerar la pérdida de peso sino que crearía la posibilidad de una lesión con efectos decididamente opuestos a los deseados.

¿Algunos ejemplos de actividades físicas? Lo ideal sería una caminata de al menos 45 minutos a paso rápido en áreas verdes, posiblemente lejos de las ciudades, preferiblemente en las colinas o montañas.

El ciclismo es también un compañero perfecto para quemar calorías de forma saludable y sin cansarse demasiado. Nadar en la piscina también es genial. En el gimnasio es mejor asistir a clases de aeróbic u otras disciplinas afines en lugar de utilizar herramientas y maquinaria dedicadas al desarrollo de los músculos, cuyo uso recomendaría sólo si es seguido por un entrenador personal, al menos en las primeras etapas.

Practicar actividad física constantemente, además de tener un efecto adelgazante, al quemar grasas, tiene un efecto reafirmante porque tonifica los músculos.

Otra ventaja es el efecto beneficioso sobre el estado de ánimo ya que la actividad física estimula la producción de endorfinas que actúan directamente sobre nuestro bienestar mental.

2) Evite los alimentos ricos en grasas y en particular alimentos ricos en grasas saturadas. Parece un consejo trivial, pero lamentablemente se encuentra entre los más desatendidos.

Entre los alimentos e ingredientes que encabezan la "lista negra" por la cantidad de grasas saturadas contenidas y, por lo tanto, a eliminar o reducir drásticamente de la dieta, me gustaría mencionar:

- snacks y snacks que contengan aceite de coco o aceite de palma que estén compuestos por más del 80% de grasas saturadas

- manteca de cacao y mantequilla en general que contienen alrededor del 50% de grasas saturadas

- manteca de cerdo, más del 40% de grasa saturada

- grasa de tocino, alrededor del 40%

- manteca de cerdo, más del 30%

- quesos grasos, que pueden estar compuestos por aproximadamente un 20% de grasas saturadas.

3) Evite o limite enérgicamente las bebidas alcohólicas y especialmente las bebidas superalcohólicas ya que estimulan la vasodilatación cutánea y por tanto la dispersión de calorías en nuestro organismo en forma de calor. Esto favorece la acumulación de grasa.

El fuerte exceso de bebidas alcohólicas también puede provocar enfermedades graves que afecten al hígado, páncreas, estómago e intestinos. Esto no quiere decir que una copa de vino al día sea perjudicial, de hecho según algunos estudios puede por el contrario tener un efecto beneficioso pero el exceso no es bueno y ciertamente promueve la acumulación de grasa.

Con respecto a la ingesta de bebidas alcohólicas, también es necesario tener cuidado de evitar totalmente el consumo si está tomando drogas con potencial interferencia. Para comprobar las posibles interacciones entre medicamentos y alimentos, recomiendo leer la guía publicada por la Administración Federal y de Medicamentos (FDA), la agencia gubernamental para la protección de la salud en los Estados Unidos (la guía está en inglés).

4) Regular el ritmo de sueño-vigilia. Muchas personas piensan erróneamente que dormir poco conduce a la pérdida de peso, mientras que numerosos estudios han demostrado que es todo lo contrario. Dormir muy poco engorda. Acostarse demasiado tarde engorda, especialmente si ingiere alimentos dentro de las 3 horas previas a acostarse.

Estas son las horas de sueño recomendadas por los estudios más recientes de la Fundación Nacional del Sueño de EE. UU.

- De 14 a 17 años, lo ideal sería dormir entre 8 y 10 horas (con un margen "tolerado" de una hora más o menos: 7 u 11 horas)

- De 18 a 25 años se recomiendan 7-9 horas de sueño. Ocasionalmente se tolera de 6 a 10 horas de sueño.

- De 26 a 64 años, la recomendación es dormir de 7 a 9 horas, considerando el intervalo más bajo o más alto en relación al tipo de actividades diarias realizadas. Si luchas más física y mentalmente durante el día, necesitarás 9 horas de sueño.

- Finalmente, para la población mayor de 65 años, las horas de sueño pueden bajar: 7-8 horas es lo ideal pero puedes dormir hasta 6 horas sin consecuencias negativas.

5) Incluya 5 porciones de frutas y verduras en su dieta por día., posiblemente siguiendo el criterio de "colores variables". El consejo del Ministerio de Sanidad es en este sentido preferir la fruta de temporada, preparar batidos de frutas sin añadir azúcar (¡la fruta ya la contiene!) Y acostumbrarse a comer frutas y verduras incluso como snacks en lugar de snacks y otros productos. en grasa.

Para leer un resumen de los consejos del Ministerio de Salud recomiendo este guía en .pdf dedicada a frutas y verduras.

6) Moderar los condimentos o reemplácelos con condimentos "quemagrasas". Sazonar alimentos con cantidades excesivas de aceite es un hábito a evitar ya que nos lleva a consumir grasas incluso cuando comemos alimentos saludables, como es el caso de las ensaladas y las verduras en general.

Es posible introducir nuevos métodos de aderezo en su dieta, como el que implica el uso de vinagre de sidra de manzana, a cuyas propiedades ya hemos dedicado un artículo completo.

7) Prefiere cocinar al vapor. Entre los métodos de cocción de los alimentos, la cocción al vapor es la ideal ya que permite no perder vitaminas y minerales. El Ministerio de Sanidad lo recomienda especialmente para cocinar verduras.

Sin embargo, se debe evitar freír en la medida de lo posible, ya que implica el uso de aceite. Peor aún, consumir alimentos en restaurantes que usan el mismo aceite varias veces para freír varios platos.

Otro método de cocción al que hay que prestar atención es el grill, con el que se pueden alcanzar temperaturas cercanas a los 1.000 grados, lo que puede llevar a la formación de sustancias cancerígenas, especialmente al asar carnes u otros alimentos ricos en grasas. Un estudio especialmente dedicado por el Dana-Farber Cancer Institute, una institución autorizada, con sede en Boston, llegó a estas conclusiones.

La misma investigación muestra que con la parrilla, las grasas de los alimentos tienden a gotear y quemarse en la parrilla, generando humo rico en hidrocarburos aromáticos policíclicos (o PHA), compuestos nocivos que, al esparcirse a través del humo, se depositan en los alimentos.

Para reducir significativamente los riesgos de asar a la parrilla, es aconsejable evitar quemar la carne (¡no debe haber partes ennegrecidas!). Al llegar a temperaturas demasiado altas, limpiar el grill con regularidad y cuidado y eliminar la grasa de la carne que, goteando y quemándose, se estira para formar un humo rico en sustancias nocivas.

8) Evite el estrés, especialmente si eres mujer. Un estudio publicado en Psiquiatría biológica, creado por Jan Kiecolt-Glaser, profesor de psiquiatría y psicología en la Universidad Estatal de Ohio, encontró que existe una correlación directa entre el estrés y una ralentización del metabolismo femenino con la consecuencia de promover el aumento de peso.

El investigador encontró que una sola fuente de estrés en las 24 horas previas a una comida es suficiente para reducir la energía quemada en 104 calorías y aumentar el nivel de insulina (fenómeno que contribuye a la acumulación de grasa). Además, el mismo estudio destacó cómo el estrés puede llevar a comer los alimentos equivocados (comida chatarra, comida chatarra como bocadillos o comida rápida), en los momentos equivocados (por ejemplo, posponer el almuerzo para una reunión de trabajo y cenar muy tarde. porque llega tarde a casa del trabajo) y de manera incorrecta (los alimentos se comen mucho más rápido, a menudo incluso de manera compulsiva, lo que empeora la digestión)

9) Crea las condiciones para mejorar tu dieta con pequeñas medidas preventivas. Para comer de manera saludable se debe actuar con anticipación, creando las condiciones para una correcta alimentación.

Por ejemplo, use un extractor de jugo de baja velocidad nos permite tomar fácilmente frutas y verduras, conservando todos los nutrientes (las centrifugadoras con alta velocidad de rotación en cambio te hacen perder proteínas, enzimas vivas y otros nutrientes), mejorando la digestibilidad (se eliminan las fibras insolubles, menos digeribles) y pudiendo crear nuevas recetas con sabores satisfactorios para nuestro paladar al mismo tiempo.

Otro truco es prestar atención a la comida antes de que llegue a nuestro frigorífico o despensa, que es cuando vamos de compras. Evitamos comprar snacks, sobre todo los "packs familiares" para no caer en la tentación cuando tenemos hambre y abrir la despensa, evitamos comprar dulces ricos en grasas. Evitamos los "paquetes familiares" de todos aquellos productos no recomendados para la dieta.

No adquirimos el hábito de comer mientras vemos la televisión: estando centrados en otra cosa y no en la comida, comíamos cantidades mayores sin ni siquiera darnos cuenta.

10) Redescubre las ventajas de cocinar en casa a partir de ingredientes de calidad. Está claro que no siempre es posible disponer del tiempo necesario para cocinar almuerzos y cenas partiendo de los ingredientes elegidos por nosotros, evitando o minimizando los productos envasados. Sin embargo, puede comenzar con el objetivo de no comer productos envasados ​​los fines de semana y para el desayuno. Los beneficios dietéticos serán sustanciales y sabrá con certeza qué alimentos está comiendo.

Comer bien también es conveniente desde el punto de vista económico porque el ahorro en la compra de productos industriales y comida chatarra es solo aparente, ya que implica gastos posteriores mucho más altos para (intentar) recuperar la forma.

Otros artículos que te pueden interesar:

  • Cómo acelerar el metabolismo
  • Cómo deshacerse del vientre
  • Prebióticos: que son


Video: SALUD EN BREVE: HAY MÁS TRAS LA OBESIDAD (Junio 2022).